33% del Supremo Federal

opuesto a censura en redes

promovida por Gobierno

miércoles 26 de junio de 2024

Aunque insuficiente para detener la agenda del gobierno federal de promover la censura en redes sociales de todo aquello que denominan “desinformación”, tres jueces, de los nueve que componen el Tribunal Supremo de EE.UU., se expresaron el martes 26 de junio en contra de la decisión del más alto foro judicial de desestimar una demanda de los estados de Missouri y Louisiana contra el gobierno de Joe Biden por coartar el derecho a la expresión promoviendo la censura en redes.

Durante la pasada pandemia, las redes sociales censuraban y suspendían cuentas como castigo a todo aquel que se expresara en contra de las controvertidas vacunas del COVID-19, los encierros, decretos de obligatoriedad para el uso de mascarillas, etc., y fue presentada vasta evidencia de agencias del gobierno federal promoviendo dichas sanciones en violación de los derechos constitucionales.

Aunque el tribunal de distrito federal falló a favor de los demandantes y describió el comportamiento del gobierno como “el ataque más masivo contra la libertad de expresión en la historia de Estados Unidos, incluida la censura de científicos de renombre que opinan en sus áreas de especialización”, algo que posteriormente ratificó el Tribunal de Apelaciones, al expresar que la evidencia presentada y las acciones de los funcionarios los hacían “responsables de las decisiones de moderación de las plataformas privadas”; el Supremo en votación 6-3 determinó que los estados demandantes no tenían legitimidad jurídica para demandar y solicitar algún remedio, al no sufrir daños de forma directa o demostrar que existe “un riesgo sustancial de que, en un futuro próximo, sufran un daño que se pueda atribuir a un gobierno demandado y que pueda repararse mediante la orden judicial que solicitan”.

Por su parte, el juez Samuel Alito se expresó en opinión disidente, a la que se sumaron los jueces Clarence Thomas y Neil Gorsuch, indicando que la mayoría de sus colegas rehusan sin justificación “abordar esta grave amenaza a la Primera Enmienda”, y que es un hecho probado que
“durante meses, funcionarios gubernamentales de alto rango ejercieron una presión implacable sobre Facebook para que reprimiera la libertad de expresión de los estadounidenses”.

Alito fue más allá y acusó al más alto foro de eludir su responsabilidad y permitir “que la exitosa campaña de coerción en este caso se convierta en un modelo atractivo para futuros funcionarios que quieran controlar lo que la gente dice, escucha y piensa”, reza la opinión disidente de los jueces que representan una tercera parte del máximo poder judicial en Estados Unidos.

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico           
Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ), Wa.DC