¿A comprar carro nuevo?

A partir de 2032 puede

estar conduciendo

casi una chatarra

martes 26 de marzo de 2024

Después de que la Agencia de Protección Ambiental (EPA), a quien la administración Biden ha investido con superpoderes, tomara la determinación de en aras de reducir la contaminación, obligar a que la mayoría de los automóviles de pasajeros, camionetas y camiones ligeros que se fabriquen y vendan en Estados Unidos sean eléctricos o híbridos enchuflables para el año 2032, el hormiguero industrial, comercial, político y económico ha quedado revuelto.

El vehículo de sus sueños que pueda usted comprar en los próximos  dos o tres años, podría estar obsoleto y descontinuado muy pronto.

El decreto obliga a que ya desde 2027, las empresas fabricantes comienzen no tan solo a aumentar su producción de eléctricos e híbridos (combustible y electricidad), sino que deben garantizar costosas modificaciones en los sistemas de emisión de gases en aquellos vehículos a base de combustible. Vehículos que serán más costosos, debido a las modificaciones exigidas, las cuales no garantizan que tengan una larga vida en las vías de rodaje, siendo vehículos con un gran potencial de ser prohibidos a corto o mediano plazo.

Hablamos que tan cerca como en los próximos ocho años, se aspira a que un 56% de los vehículos nuevos vendidos en concesionarios en EE.UU. y, claro está, Puerto Rico, sean eléctricos y un 36% híbridos enchufables.
Esta determinación sella un alza descomunal en el precio de los vehículos en el mercado y la extinción de los vehículos de gasolina y diesel.

Hablamos de una revolución que va más allá de qué tipo de vehículo tendrá usted en su marquesina, tomando en cuenta que el actual promedio en costo de estos vehículos eléctricos ronda los $53,000 y las modificaciones temporeras de los de gasolina aumenta los precios en aproximadamente $5,000 por unidad, sino que hablamos de la práctica extinción de gasolineras como las conocemos, y un efecto impactante sobre petroleras, refinerías, industria de acarreo y transporte.

Resistencia al dramático cambio:

En estos momentos y como todo cambio, la determinación tiene mucha resistencia de múltiples sectores.
El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson (R-LA), advirtió que la medida “devastará a los fabricantes de automóviles”.
Mientras por su parte, el presidente Biden promete reformas e incentivos que buscan cambiar esa percepción basada en ocupar el liderato mundial en la fabricación de estos nuevos vehículos, que ya en 2023 ocuparon un bajo, pero promisorio 8% de las ventas de vehículos en EE.UU.
“Los trabajadores estadounidenses liderarán el mundo en la fabricación de automóviles y camiones limpios, cada uno con el sello ‘Hecho en Estados Unidos’, tienen mi palabra”, expresó Biden el pasado miércoles.

Cabe señalar, que en esta parte del mundo, la medida suena inclusive descabellada, sin embargo esto es un lineamiento mundial de un amplio número de naciones que no tan solo se adhieren a las nuevas políticas medioambientales bajo el discurso del calentamiento global, sino que ven oportunidad económica de posicionarse a la vanguardia de la emergente industria multibillonaria.
Según la EPA, la nueva regulación evitará que llegue a la atmósfera unas 7 mil millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono durante los próximos 30 años.
Si vemos dura y difícil las nuevas directrices de la administración Biden, que ya Trump desafió diciendo que la revertirá de ganar la presidencia, sepa usted que los estándares y metas de la Unión Europea y Reino Unido son aún más ambiciosos, prohibiendo todas las ventas de vehículos nuevos de gasolina a partir de 2035.

Karoline Leavitt, portavoz de la campaña de Trump, dijo que las nuevas normas “obligarán a los estadounidenses a comprar vehículos ultracaros que no desean y no pueden permitirse, destruyendo al mismo tiempo la industria automovilística estadounidense”.

Reacciona China y advierte efecto:

Tras la determinación de la administración Biden, el Ministerio de Comercio chino presentó el martes 26 de marzo de 2024, una querella ante la Organización Mundial del Comercio, alegando que la misma también incluye el que para los fabricantes tener acceso a incentivos y subsidios, las piezas o partes de los mismos no pueden provenir de China, Corea del Norte, Rusia o Irán.

Según el gobierno de Xi Jinping, las políticas antiinflación que acompañan las nuevas normas para vehículos eléctricos e híbridos enchufables, no tan solo encarecerán los mismos, sino que distorsiona la competencia y perturba la cadena mundial de suministros para estos tipos de vehículos.

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) Washington DC