Alcalde de San Juan se

autoimpone cascabel

electoral con su “Código

de Orden Público”

Redacción Nueva Isla

jueves 11 de enero de 2024

El alcalde de la ciudad capital, Miguel Romero tiene “una sombra en la espalda y un cascabel en el pescuezo”, que lo acompañará a lo largo de toda la jornada electoral hasta las casetas de votación. Esto a juicio del ciudadano Carlos Montalvo y otros sanjuaneros que este medio ha entrevistado.
Y aunque hay muchas personas que están de acuerdo en que las bebidas alcohólicas y los horarios de cierre son parte del problema de fondo de la rampante criminalidad que azota el Área Metropolitana, la mayoría entiende que el nuevo Código de Órden Público impuesto en el municipio de San Juan no resolverá el problema.
“Esto es un problema que habita en la mente de los que les gusta ese estilo de vida, de beber y amanecerse, y lo van a seguir haciendo como quiera. Si le cierran aquí, se van para allá o se alinean en un parque y la montan ahí o se van para las casas y siguen con el party y no dejan dormir al vecino… Romero lo que hizo fue revolcar el hormiguero, los sacó de un lado y los metió en otro. Sacó al desordenado del sitio para el desorden y los repartió por las calles con los bahúles llenos de bebida o en los patios y apartamentos con el voceteo y la loquera en las comunidades”, expresó Montalvo.
Por su parte, Julio Rodríguez, vecino de Miramar expresó: “Te voy a decir que ahora escucho más voceteo que antes. San Juan es una ciudad grande y tiene que tener sus zonas para ese mercado que sale de trabajar de madrugada y quiere darse una cerveza tranquilo en un negocio a las dos o las tres de la mañana y no le hacen daño a nadie… Yo voté por Romero en las pasadas elecciones y soy penepé, pero así no se puede bregar”, expresó Rodríguez.
Muchos comerciantes de la capital están por el techo con el alcalde y su código. Y es que lo cierto del caso es que en San Juan hay un gran número de negocios que han mantenido por décadas una operación de horario nocturno extendido hasta altas horas de la madrugada, donde prácticamente no se han reportado incidentes y donde también se emplea a mucha gente.
El controvertido Código de Orden Público que entró en vigor el pasado 9 de noviembre de 2023, limita la venta de bebidas alcohólicas de domingo a jueves, de 6:00 a.m. a 1:00 a. m., y de viernes a sábado hasta las 2:00 a.m. En el caso de fines de semanas largos con lunes feriado, el horario del domingo se extiende hasta las 2:00 a.m.
“Miguel Romero no me va a acostar y a echarme la bendición, eso se lo dejo a mi abuelo… Vamos a seguir jodiendo, bebiendo y hueliendo como nos de la gana. ¡Ese, pa’ fuera es que va!”, expresó un individuo que se identificó como Johnatan en el área del Viejo San Juan.
Por su parte, María González de Ocean Park expresó: “No bebo ni fumo ni estoy en la calle a esas horas. Por mí, me parece bien que el alcalde busque la manera de frenar un poco la criminalidad y el desorden que hay. Siempre está el que se oponga, pero se le va a pasar con el tiempo”, expresó la dama, a quien le preguntamos si cree que eso pueda afectar a Romero en la reelección, y ésta nos comentó: “Lo ha hecho bastante bien, pero como hoy día la gente lo que quiere es seguir con la juerga y la bayoya, y si le quitas eso te los hechas de enemigo, puede que eso lo afecte”, expresó la mujer.