¿Estas atravesando por angustias que te afectan el pensamiento?........................¿Te sientes sin salida ante esa situación?...........................¿Estas pensando en quitarte la vida o hacerle daño a otros?........................¿Piensas que nadie se preocupa por ti?.......................¿Piensas que no puedes soportar más ese tormento? ............................¿Piensas que estas a punto de explotar?...........................Pues queremos decirte que tu eres un ser especial y que muchas personas en tu situación han logrado reponerse, superarse, levantarse...............echar hacia adelante........................Aquí encontrarás respuestas...................Ayuda sin interes y recursos para que sigas hacia adelante.....................En NUEVA ISLA.com te queremos con un pensamiento positivo y saludable..........................En NUEVA ISLA.com pensamos en tu recuperación y en tu futuro de pie, fortalecido y victorioso ante la vida
Ayuda Psicológica y Emocional
Primeros auxilios para el pensamiento en situación de crisis.
NUEVAISLA.COM derechos reservados. Esta web esta administrada por SG Communications;  la misma actua como medio de difusión pública y no
necesariamente se solidariza con el contenido de los reportajes, opiniones y colaboraciones expresadas en los mismos. SE PROHIBE la reproducción
total o parcial de esta página con fines comerciales por ningún recurso técnico, grabación, videograbación o impresión, sin el debido consentimiento
del autor o propietario.  Algunas de las fotografías presentadas en esta página son obtenidas de la internet por fuentes desconocidas. Es nuestro interes
ilustrar todo contenido editorial sin causar daños a terceros o violar  derechos de autor. En caso de que la publicación de alguna foto  pueda causar
ofensa, molestia o incomodidad alguna al autor de las mismas, favor de notificarnos  y las mismas serán removidas de manera inmediata.
Nota importante: Esta sección tiene el propósito de brindar ayuda al pensamiento desde una
perspectiva humanitaria. La misma se basa en una recopilación de valiosa información, sin
fines de lucro, para enfrentar situaciones de crisis. Esta página No tiene el propósito de
sustituir la evaluación,  terapia o tratamiento psicológico  profesional. Recomendamos que
consulte un psicólogo de su preferencia quien posee la preparación profesional para ayudarle.
Lineas de ayuda y recursos de
Emergencia. Oprime Aquí.
¿Ayuda espiritual cristiana sin
denominación religiosa?
Entre a  la capilla.Oprima  Aquí
Tú tienes el poder, la discreción y el derecho de determinar
hasta donde estás dispuesto(a) a soportar la humillación.
Quiérese decir, que aunque a ti se te haga difícil de comprender o de tomar acción, solamente tú puedes
decir basta ya e interrumpir de una vez y por todas esas humillaciones públicas que no son otra cosa que un
acto agresivo en tu contra, cuyo propósito es hacerte sentir mal y de esta manera, tu pareja trata de satisfa-
cer ese vacio causado por su inseguridad emocional. Sin embargo no caigas en la agresión, pues puedes
perder tu razón y tu derecho, para convertirte en el agresor o el victimario. Ten calma y cuidado.
Hay personas para quienes el vínculo matrimonial o la relación de pareja, parecería incluir el derecho a
denigrar en público a la persona con la que comparten la vida. Esta conducta constituye la prueba inequívoca
de que ese(a) esposo(a) o pareja recipiente de ese tipo de maltrato mantiene una relación con alguien que
no comprende las reglas básicas del respeto dentro del matrimonio o una relación de pareja.
El cónyuge que se burla o humilla, tiene enormes inseguridades y no puede hacer frente a las muestras
públicas de imperfección humana, de modo que él o ella agrede verbalmente a su pareja sin tener en cuenta
quién es testigo o cuáles serán las repercusiones dentro de la relación matrimonial. Una pareja que tiene
verdaderos motivos de desavenencia debería hacer una consulta con un consejero matrimonial o terapeuta.
Los temas matrimoniales nunca deben ser discutidos en público, ni siquiera en broma.
Las críticas y los reproches públicos, a la larga, terminan produciendo distanciamiento, aunque exista
amor.Esta conducta constituye una espiral que se agrava con la inclusión de terceros  que van tomando par-
tido o conocimiento, extendiendo el conflicto a límites ya no controlables por la pareja.
Es obvio que tu relación se encuentra al borde del final y lo único que harás si continúas soportando esta
situación es extender el final de tu relación a cuenta de tu felicidad y paz mental.
Muchas parejas con hijos soportan más allá de lo tolerable esta situación, por el supuesto "bien de los hi-
jos". Lo cual es falso puesto que están exponiendo a los hijos a una escuela de malos tratos y un ejemplo de
lo que no debe ser una relación entre papá y mamá. Al final los hijos asumirán actitudes rebeldes y contra
ambos, porque los hijos nunca separan el problema de sus padres sino que lo ven como un todo en donde
ambos han sido incapaces de resolver y liberarlos de ese sufrimiento.
En ocasiones la separación es una alternativa que hace al
conyuge maltratador darse cuenta del daño que ha provocado
y abrirse a una modificación de conducta. Sin embargo...
El error más común, durante o después de una separación provocada por este tipo de conducta es pensar
que por si solo se resolverá, en estos casos es decisivo la intervención de un profesional terapista de pareja.
No pienses que él o ella va a dejar de actuar como ha aprendido durante tanto tiempo, recuerda que tu pareja
tiene un problema que no está bajo tu control, que no importa lo que tu hagas el volverá a repetir su conducta
porque está habituado a ésta, a no ser que a través de un proceso de aprendizaje para el manejo de sus
emociones, al cual denominamos terapia, éste desarrolle las fortalezas necesarias para su autocontrol. De
otra manera tu relación está destinada al fracaso y la ruptura irreparable; aunque te duela aceptarlo.
No trates de convencer a tu pareja de que vaya al psicólogo, visita tú al psicólogo o a un mediador profesional
y él o ella te dirán cómo y qué hacer para canalizar la participación de tu pareja en el proceso.
No permitas que esa humillación continúe en tu vida
porque entonces serás participe y co-responsable de ella
en la medida en que no actúes para detenerla a través de la
intervención profesional de un(a) psicólogo(a) o mediador(a)
profesional con preparación en asuntos de pareja.
Quieres saber más sobre la mediación de conflictos y la función del mediador. Oprime Aquí
¿Buscas un psicólogo o especialista
del comportamiento?
Oprime Aquí
NUEVA ISLA.COM
x
NuevaIsla.com
La Web que lo tiene todo para todos en Puerto Rico
Noticias de Hoy   /  ¿Que Hacer el Weekend?   /  Turismo   /  Remedios Naturales   /  Venta de Carros