Bajo la lupa de Fiona:

Extraña yunta de bueyes

Por un lado tenemos a LUMA y por el otro a Pierluisi y Joe Biden, en una extraña yunta de tres bueyes que no hacen uno.
LUMA es una empresa que sabe que sus días están contados y su calculadora dicta el ritmo de sus acciones y decisiones.
Una empresa que se encuentra haciendo malabares para cumplir detrás de la raya con los tecnicismos de un contrato en extinción y aspira también a las jugosas penalidades de su cancelación temprana.
En otras palabras, tienen preparadas las campanitas y las cajas del corn flake de la llegada del crucero al puerto de salida.
Por eso, tal vez sea muy inocente la aspiración del Gobierno y el incauto pueblo, de recibir un servicio de milla extra bajo el estribillo “pa’fuera LUMA”.
Por otro lado, resultó absurda la decisión, bien sea de Biden o FEMA, en fin de Washington – ¿O sería del Gobierno de Puerto Rico? – de excluir municipios que recibieron vientos de huracán, marejadas e inundaciones, en la declaración de desastre mayor y por consiguiente de las ayudas. No importa si después fueron añadidos ante reacciones y hasta manifestaciones de la diáspora en Nueva York.
Que Lajas y Cabo Rojo estuvieran días excluidos, hasta que se dieron cuenta de lo que a leguas era obvio, es de morones. Y que el gobernador no haya hecho una férrea defensa, mediática, categórica y de indignación estatal y ciudadana por los municipios excluidos, es otro ejemplo de lo que tiene este mendigo de la estadidad en la cabeza. La cabeza de un juey bizco.
Por su parte, Biden es el sello de goma presidencial más inocuo en los últimos 75 años.
Aún así, su olfato político detectó la forma y manera de mantener útil y motivado al administrador pandémico colonial, con palmaditas y galletitas de perro.
Así las cosas, queda de frente dos años de yunta, y mucho más, si el pueblo se enreda con los “jingles” y las “tumba cocos”.
Sin embargo, lo más que preocupa es el hato de batatas políticas que calientan el brazo en el bullpen.

NOTA: Días después de publicado este editorial, llegó a nuestra sala de redacción la confidencia de un ejecutivo de FEMA, aclarando qué fue lo que inicialmente provocó la absurda exclusión de casi una veintena de municipios: Mira esa nota de prensa aquí.