Choca P.S.727 y defensores

de currículo Perspectiva

Género en escuelas

Padres asumirían educación sexual de hijos

Redacción Nueva Isla

viernes 19 de abril de 2024

El Proyecto del Senado 727 que crearía la Ley de Integración de Valores y Ética (LIVE), mediante la cual se implementaría un currículo de integración de valores y ética, como parte del programa académico del Departamento de Educación (DE), reconociendo el derecho exclusivo de padres y tutores a educar a los menores en el tema de la sexualidad, ha levantado ronchas en el debate legislativo, con los defensores de la implantación del controvertido currículo de Perspectiva de Género.

Este proyecto, de la autoría de los senadores: Thomas Rivera Schatz, Keren Riquelme, Carmelo Ríos, Henry Neumann, William Villafañe, Gregorio Matías, Migdalia Padilla, Maritza Jiménez, Wanda Soto y Nitza Moran, todos del Partido Nuevo Progresista (PNP), el cual había sido engavetado por más de dos años, fue aprobado en días recientes en el Senado, en votación de 21 votos a favor y cuatro votos en contra.

Los senadores Javier Aponte Dalmau y Juan Zaragoza estuvieron ausentes y fueron excusados.

Tras la aprobación, se solicitó una reconsideración para la introducción de enmiendas, lo cual dio paso a una nueva fase en la discusión legislativa.

Los opositores al proyecto fueron los senadores: Rafael Bernabe Riefkhol (MVC), Ana Irma Rivera Lassén (MVC), María de Lourdes Santiago Negrón (PIP), y el independiente, José Vargas Vidot.

Estos levantaron férrea oposición, alegando que impediría al estado, no tan solo educar en temas como la sexualidad, sino en: agresión sexual y feminicidios, desigualdad, marginación y discrimen.

En su artículo 3 del proyecto dispone: “Esta Ley tiene como propósito ordenar y disponer para el desarrollo, implementación e integración de enseñanzas de valores, valores humanos y ética en el currículo educativo del Departamento de Educación de Puerto Rico, así como establecer los lineamientos y definiciones claras sobre los cuales se sostendrá”.

El artículo 5 del proyecto dispone: “La integración de los propósitos de esta ley deberá reconocer y respetar el derecho de los padres, madres, tutores y encargados de dirigir la crianza, educación y cuidado de sus hijos y de seleccionar, de forma exclusiva, la forma y manera que se educarán sus hijos respecto a la sexualidad y afectividad”.

Levanta suspicacia que la pieza legislativa cogió curso y fue aprobada precisamente en la recta final primarista, y en ruta a las elecciones, donde el conservadorismo, la fe y los valores de familia están tomando un papel protagónico en la captación de la atención del electorado y la búsqueda de votos.