Congreso aprueba proyecto

para que EE.UU. vuelva

a liderar energía nuclear

Redacción Nueva Isla

jueves 29 de febrero de 2024

En medio del amenazante discurso del presidente ruso, Vladimir Putin, sobre las implicaciones que tendría un ataque o invasión de occidente en el conflicto ruso-ucraniano, lo cual desataría un “conflicto nuclear que supondrá la destrucción de nuestra civilización”, el Congreso estadounidense aprobó en votación de 365 a 36, un proyecto de ley para como expresara el representante Jeff Duncan (R-S.C.) crear “un renacimiento nuclear” en EE.UU.

Y aunque el proyecto va dirigido al desarrollo de tecnologías nucleares en el campo energético, lo cierto es que aprovecha y recorta regulaciones en la producción y procesamiento de uranio en los EE.UU.
El proyecto agiliza los plazos y costos de los permisos para el manejo y producción de reactores nucleares y promover el desarrollo de tecnologías emergentes, como los pequeños reactores modulares (SMR).

Y es que, aunque EE.UU. se encuentra en la cúspide de los países con capacidad de defensa nuclear, los últimos informes lo ubican con cerca de 600 ojivas nucleares menos que Rusia y su hegemonía en ese campo se tambalea ante el desarrollo de armas nucleares de quinta generación por parte de Moscú, incluyendo aquellas que utilizan tecnología aeroespacial.

No empece a que los campos de defensa y energía son opuestos, resulta curioso y levanta suspicacias que el proyecto de ley que agiliza la producción y procesamiento del uranio en EE.UU., se haya aprobado el mismo día que Putin se pronunció en su advertencia a occidente.

Aunque el propósito del proyecto de ley es devolverle a la nación su prominencia global en el desarrollo de tecnologías nucleares y produccción de energía nuclear libre de carbono, lo cierto es que favorece un cambio de escenario en la producción de materia prima atómica.

Según los datos, EE.UU. pasó de producir el 90% del uranio utilizado por sus centrales nucleares (251) en 1980, a solo un 5% en 2021, con una reducción a tan solo 55 centrales que producen cerca del 20% de la energía en el país.