Congreso vincula exgobernador

NY a exceso muertes por COVID

en centros de ancianos 2020

martes 6 de marzo de 2024

Todos recuerdan al exgobernador de Nueva York, Andrew Cuomo quien al inicio de la pandemia del COVID-19 lucía como un paladín protector de la vida y la salud, tomando decisiones a tutiplén bajo su propia discreción, promoviendo encierros y exigiendo pruebas masivas de COVID-19, así como su aparición mañanera dando informes y pasando revista de morgues repletas de cadáveres, etc., al punto de eclipsar la televisión estadounidense y hasta ser galardonado con un premio Emmy.

Posteriormente, Cuomo cayó en desgracia y tuvo que renunciar en medio de un escándalo por conducta sexual inapropiada y acoso laboral.

Ahora, el Subcomité Selecto sobre la Pandemia de Coronavirus de la Cámara de Representantes, presidido por el representante Brad Wenstrup (R-OH), emitió una orden de citación so pena de desacato, para que el ahora evasivo exgobernador neoyorquino testifique y explique el por qué ordenó en marzo de 2020 que los hogares de ancianos acogieran a pacientes infectados con COVID, algo que disparó la cifra de contagios y muertes en dicha población de adultos mayores.

El subcomité expone en una carta enviada al exgobernador que: “Esta decisión equivocada admitió efectivamente a miles de pacientes positivos de COVID-19 en hogares de ancianos, lo que provocó consecuencias predecibles pero mortales para los más vulnerables de Nueva York”.

Cuomo ha estado evadiendo sentarse a testificar en el mismo banquillo donde el exdirector del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci, tuvo que dar explicaciones durante dos días en enero de 2024.

El origen y manejo de la pandemia está siendo investigado por el subcomité, desde una perspectiva de levantamiento de prueba, en lo que pareciera ser un esquema y conspiración a nivel de las más altas esferas para producir una pandemia, un estado artificial de emergencia y una vacunación cuestionable con un producto experimental, del cual se han encubierto riesgos y serios daños a los estadounidenses.

En el caso de las muertes de ancianos en Nueva York, tras la cuestionable o inexplicable decisión de Cuomo, levanta suspicacias el encubrimiento de las cifras oficiales que se ubicaban en 8,700 en los informes bajo la administración Cuomo y terminaron ascendiendo paulatinamente hasta 15,049, tras un informe y pedido de rendición de cuentas por parte de la fiscal general de Nueva York, Leticia James.

Esta situación, como poco, pone en relieve la manipulación de datos por parte del Departamento de Salud del estado, con cifras que aumentan o disminuyen de acuerdo a condiciones, conveniencias y circunstancias. Algo que fue la orden del día, tanto en la adición como en la sustracción, a lo largo y ancho de la pandemia, tanto a nivel estatal, como nacional, y aún, finalizada la pandemia, continúa sucediendo.

 

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) Washington DC