¡CULPABLE!

Se convierte en convicta María

Milagros “Tata” Charbonier

Enfrenta hasta cinco años de cárcel

Redacción Nueva Isla

Actualización: viernes 12 de enero de 2024

Tal y como perfilaba, un jurado de nueve mujeres y tres hombres encontraron culpables en todos los cargos (12) de conspiración, lavado de dinero, hurto de fondos federales, soborno, fraude electrónico, comisiones ilegales (“kickback”), a la exrepresentante del PNP, María Milagros “Tata” Charbonier y su esposo Orlando Montes Rivera.

Charbonier también fue encontrada culpable de un cargo adicional de obstrucción a la justicia.
La exlegisladora, quien fue una poderosa e influyente figura en las filas del penepé, enfrenta hasta cinco años de prisión, toda vez que la sentencia agrupará todos los cargos y no serán consecutivos.
Además, tanto Charbonier, como su esposo pierden sus licencias como abogados.

La defensa de Charbonier, a cargo del Lcdo. Francisco Rebollo Casalduc adelantó que apelarán el caso.
La corta deliberación del jurado comenzó en la mañana del viernes, después que la defensa finalizara su turno de cierre el jueves, intentando crear duda en el jurado, al señalar que fue el principal colaborador de fiscalía y exdirector de la oficina de Charbonier, Jonathan Alemán Arce, quien se embolsicó el dinero que se le imputa a Charbonier haber recibido en “kickback” y que la suma señalada por fiscalía era prácticamente similar a la pagada por Alemán Arce para el saldo de la hipoteca de su residencia.

La prueba presentada ante los ojos y oídos del jurado fue muy comprometedora.
Fiscalía cerró el miércoles 10 de enero, con muchos menos testigos (15) sentados en el banquillo, que los 25 anunciados y su último testigo fue el agente especial del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés), Juan Carlos López.
Lopez entrevistó a Charbonier en tres ocasiones y estuvo a cargo del allanamiento en el apartamento de la exrepresentante.

Entre la prueba que aquilató el jurado se presentaron grabaciones de conversaciones entre Alemán Arce y la exrecepcionista de la oficina legislativa de Charbonier, Frances Acevedo Ceballos, donde esta indicaba que el FBI la entrevistó y que sabían todo el esquema en el cual ambos participaban y que había notificado a Charbonier.
La exlegisladora le infló el salario hasta $8,000 a Acevedo Ceballos de los cuales le cobraba $3,000 mensuales como “kickback”. Algo que esta describe en detalle en las grabaciones.

Aquí algunos de los reveladores detalles que habían salido en el proceso:

Sale el nombre del chota:
Tras el testimonio del agente especial del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) Andrew Waltz, se reveló que fue el director de la oficina legislativa de Charbonier, Jonathan Alemán, quien denunció el esquema de la exrepresentante.

Waltz narró que el FBI utilizó un señuelo con dinero marcado para que Alemán se lo diera a Frances Acevedo Ceballos, exempleada legislativa de Charbonier, quien a su vez se lo haría llegar a su jefa.
En la reanudación del juicio salió a relucir que en efecto, el dinero marcado llegó a manos de Acevedo Ceballo y así quedó evidenciado en un allanamiento en su hogar, pero no apareció rastro del dinero marcado en manos de Charbonier o su marido, Montes Rivera.

Acevedo Ceballos ya se declaró culpable en este caso.
El agente también narró cómo Charbonier intentó ocultar uno de sus teléfonos, el cual tras repetidas llamadas tuvo que entregarle a los agentes del FBI en un estacionamiento, tras lo cual éstos se percataron que esta “borró los registros de llamadas y los mensajes”, según expresó Waltz.

Contra el seto los acusados:
También había salido a relucir que Montes Rivera, al ver las aguas de la investigación filtrándose por su puerta, salió a esconder dinero enterrándolo nada menos que en el patio de la residencia de la exdirectora de la oficina de Charbonier, Sheila Mangual.

Montes Rivera y Charbonier Laureano, alegadamente sostenían un esquema, en donde se apropiaron de sobre $100,000 cobrando mensualmente una porción del cheque de sus empleados legislativos, a los cuales le aumentó el salario a cambio de la ilegal mordida que recibía a través de ATH Movil.

Fiscalía presentó un análisis forense realizado para el Negociado de Investigaciones Federales (FBI, en inglés), por la contadora Belinda Soars, en donde se revelan múltiples transacciones electrónicas vía ATH Móvil dirigidas a las cuentas de Montes Rivera y el hijo de la pareja, Orlando Gabriel Montes Charbonier, quien fue coacusado, pero se acogió a un programa de desvío previo al juicio.

Fiscalía lució con un caso bien montado y un trabajo muy bien hecho, presentando en el desfile de prueba evidencia como: publicaciones de la acusada en redes sociales, mensajes de texto y Whatsapp, captura de pantalla de celular y computadoras, contratos, record de llamadas, depósitos bancarios, grabaciones de voz en interceptación de llamadas encubiertas, documentos allanados en su residencia, records contributivos y testimonios de testigos.