Especulativa y poco

probable una candidatura

de Michelle Obama

Redacción Nueva Isla

miércoles 3 de julio de 2024

Ante la decadente imagen del presidente Joe Biden, su desempeño en el pasado debate y el hecho de que no despunta en las principales encuestas nacionales, mucho se ha estado hablando de un sustituto idóneo en la papeleta del 5 de noviembre y el imaginario colectivo vuelve a colocar la figura de la exprimera dama, Michelle Obama como esa figura y candidata presidencial demócrata, no empece a que en marzo fue clara en informar que no estaba interesada en esa candidatura y que respaldaba la papeleta Biden- Harris.

A las expresiones de Michelle, se suman las de su marido, el expresidente Barack Obama, quien a raíz del pasado debate Biden/ Trump ha estado respaldando la candidatura de su amigo Joe.

Sin embargo, una encuesta de Reuters / Ipsos, publicada el martes 2 de julio, coloca a Michelle, de 60 años, como la única candidata que derrotaría al controvertido expresidente republicano Donald Trump.
La encuesta, que incluye a sustitutos favoritos, como la vicepresidenta Kamala Harris y el gobernador de California, Gavin Newsom, coloca a Michelle Obama con un 50% sobre un 39% para Trump.
La misma encuesta señala que uno de cada tres demócratas piensa que Biden debe retirarse de la contienda.

Aunque se desconoce el efecto que la encuesta pueda tener, muchos expertos concurren en que aunque la posibilidad frente a los eventos pudiera lucir tentadora para cualquier político, no parece ser así para los Obama.

Michelle rechazó la oportunidad en 2019 y el matrimonio no se ha caracterizado por la presentación de vaivenes en sus posturas, ni mucho menos parece estar en sus planes un retorno circunstancial a la Casa Blanca, no planificado sino por “default”.

De hecho, aunque Michelle Obama brilla con luz propia, ha sido muy celosa de la custodia y preservación del legado de su esposo, y del suyo propio, en su rol como primera dama, algo que descansa seguro en nicho de oro y que pudiera verse afectado y ensombrecido en un nuevo capítulo en medio de una política mundial altamente inflamada y unas controvertidas elecciones, en medio de un Estados Unidos en crisis política, social y en los umbrales de un peligroso desfase económico.

En política y poder todo puede suceder, pero como reza el título de esta nota, una candidatura fulminante y atropellada de Michelle Obama, continúa siendo especulativa y poco probable.