Fauci fue advertido sobre

la peligrosidad de las

vacunas contra el COVID

lunes 11 de marzo de 2024

Tras el extenso testimonio en enero por parte del exdirector del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), Dr. Anthony Fauci, ante el Subcomité Selecto sobre la Pandemia de Coronavirus de la Cámara de Representantes, siguen aflorando detalles que ponen en relieve un esquema orquestado para impulsar la inoculación con la peligrosa sustancia experimental a las que denominaron “vacuna”, utilizando la nueva tecnología mRNA, que hasta el momento del inicio de la pandemia había fracasado en todos los estudios de investigación, induciendo a la muerte de todos los animales de laboratorio utilizados, esto a causa de un deterioro sistémico y envejecimiento precoz.
En días recientes salió a relucir nuevamente un correo electrónico enviado el 30 de julio de 2021, por el director de la Unidad de estudios clínicos del Laboratorio de Enfermedades Infecciosas del NIAID, el Dr. Matthew Memoli, en donde éste le advierte a Fauci sobre las consecuencias de forzar la vacunación de los estadounidenses con esta sustancia e inclusive sobre el efecto de propagar aún más el virus mediante la vacunación, provocando aún más morbilidad y mortalidad.
“Coaccionar u obligar a las personas a vacunarse puede tener consecuencias negativas desde un punto de vista biológico, sociológico, psicológico, económico y ético, y no vale la pena el costo incluso si la vacuna es 100% segura… En el mejor de los casos, lo que estamos haciendo con la vacunación masiva obligatoria no hace nada y las variantes surgen evadiendo la inmunidad de todos modos, como lo habrían hecho sin la vacuna. En el peor de los casos, impulsa la evolución del virus de una manera diferente a la naturaleza y posiblemente perjudicial, prolongando la pandemia o causando más morbilidad y mortalidad de la que debería”, expresó el Dr. Memoli en su correo.

Memoli llevaba tiempo manifestando sus ideas disidentes en contra del discurso oficialista de Fauci sobre el tema de la vacunación con las controvertidas inyecciones contra el COVID-19, algunas de las cuales habían sido publicadas en 2021 en medios como The Wall Street Journal, que hizo referencia en noviembre de 2021 al mensaje de Memoli al Dr. Fauci.

El subcomité congresional posee cientos de comprometedores correos electrónicos de mensajes recibidos o emitidos por Fauci y sus colegas, incluyendo comunicaciones con altos funcionarios de agencias de ley y orden e inclusive con altos ejecutivos de las redes sociales, en donde promueven métodos de persecución y censura sobre todo aquel ciudadano, incluyendo médicos y científicos, que expresaran datos opuestos al discurso oficialista en torno al COVID-19 y las peligrosas vacunas.

El evasivo Fauci bajo la laminilla:

El Dr. Fauci, quien fue director del NIAID, entre 1984 y 2022, alegó y despachó preguntas formuladas por el subcomité en enero con un “no recuerdo” en más de 100 ocasiones y aseguró que la agencia a su cargo no financió experimentos de “ganancia de función” en coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan (IVW), a pesar de la existencia de documentos que así lo indican.

Se plantea que en el IVW se experimentó con la incorporación genética, en la proteína espiga del coronavirus, de lo que se conoce como un “sitio de corte de furina”, que le daría una mayor capacidad para infectar células humanas.
Un “sitio de corte de furina”, es un punto en la proteína espiga del SARS-CoV-2, donde ésta es fácilmente cortada por una proteasa llamada furina, lo cual le ayuda a invadir las células del huésped humano.

La proteasa es una enzima que ayuda a las proteínas a descomponerse en componentes más pequeños y la furina es una de ellas.

Según ha trascendido, el SARS-CoV-2 es el único coronavirus conocido con un sitio de corte de furina en su estructura.

Se alega que el IVW recibió dinero del NIAID a través de la organización EcoHealth, para llevar a cabo investigación y experimentos conducentes a la ganancia de función del coronavirus que dio origen a la pandemia.

Al parecer, las advertencias de Memoli y otros científicos de los que se tiene registro, no eran parte de la agenda del Dr. Fauci y su equipo de trabajo, ni mucho menos de las endiosadas, a título de infalibilidad, y omnipresentes autoridades sanitarias, que parecían y parecen más accionistas de farmacéuticas, que organizaciones de base científica con una visión empírica, protectora y libre de prejuicios.

La avalancha de reacciones adversas graves a estas “vacunas”, con miles de estudios científicos serios que advierten y revelan la amplia gama y potencial de daño de esta sustancia, el aumento desproporcionado en morbilidades y estadísticas de mortalidad provisto por agencias y aseguradoras a partir de 2021, la insistencia de las autoridades a continuar inoculando, asegurando “eficacia y seguridad”, no tan solo es objeto de suspicacia congresional, sino ciudadana.

 

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) Washington DC