Lo que no se dice sobre el COVID y la crisis de la pandemia

Debido a mi formación como médico, puedo apreciar que existen unos aspectos sobre toda la situación del COVID-19, que deben ser resaltados o puestos en su justa perspectiva. Ninguno de ellos se basa en teorías de conspiración, sino en principios de medicina, salud pública y ética, apoyados por referencias científicas disponibles.

Las vacunas desarrolladas contra el SARS-CoV-2 usan un mecanismo biológico nunca antes utilizado en humanos (ARNm), que no ha sido estudiado adecuadamente. Muchos expertos han expresado reservas sobre la forma expedita en que se desarrollaron estos productos y sobre los posibles efectos adversos a largo plazo. Inclusive, ha surgido la pregunta sobre si deberíamos llamarlas vacunas, esto debido precisamente a ese mecanismo utilizado para alcanzar la inmunidad.

Se han notificado más efectos adversos en el “Vaccine Adverse Events Surveillance System” (VAERS) por las vacunas contra el COVID-19 que para todas las vacunas administradas en los últimos 20 años Este sistema de vigilancia pasiva está haciendo exactamente lo que se supone que debe hacer: servir como sistema de alerta para señalar posibles patrones de efectos adversos de las vacunas.

Es necesario que se deje de ignorar esta información. Estas vacunas no producen efectos protectores a largo plazo, no reducen las infecciones y hay mayores aumentos de casos en los países donde hay mayores porcentajes de vacunas.

Es inconcebible que alguien pueda decir, de manera categórica, que estas vacunas son “seguras y efectivas” y que son “la única forma de poner fin a la pandemia”.

La inmunidad natural es muy superior a la inmunidad artificial por medio de vacunas.

Las autoridades y agencias como los CDC tienen que dejar de insistir en lo contrario. Los individuos, solo por no estar vacunados, no representan ningún riesgo para los demás. Esto es un principio que siempre hemos sabido, desde que estudiamos medicina, y es apoyado en la literatura científica disponible.

Parece existir un riesgo muy alto de abortos espontáneos en mujeres que reciben la vacuna durante el primer trimestre. Las vacunas contra la COVID-19 no deben administrarse a mujeres embarazadas.
Los riesgos de estas vacunas en la población pediátrica superan por mucho sus beneficios potenciales en esta población, que se ve mínimamente afectada por esta enfermedad. Las vacunas contra la COVID-19 no deben administrarse a niños.

El riesgo de que los niños se enfermen con COVID-19 es extremadamente bajo. Los niños no son transmisores significativos de infección . Hay que cesar y desistir de imponer medidas y restricciones a los niños que son potencialmente perjudiciales para ellos, como limitaciones a las escuelas, las mascarillas y las vacunas.

Es realmente espantoso ver individuos abogando por negar servicios a las personas por el mero hecho de que no están vacunadas, o negar servicios a los no vacunados, si contraen COVID-19. Esto es algo totalmente contrario a la práctica más fundamental de la medicina. Nunca se le ha negado un servicio médico a alguien por razón alguna. No negamos un servicio médico a una víctima de un accidente de auto por haber conducido bajo los efectos de alcohol…

Es inaceptable imponer restricciones a las personas que escogen no vacunarse o imponer sanciones a los médicos que cuestionan la seguridad y eficacia de estas intervenciones.

El fenómeno de la inmunidad cruzada es bien conocido. Un porcentaje muy alto de sujetos tienen inmunidad al SARS-CoV-2 por mecanismos mediados por células-T.

Las epidemias no son provocadas por individuos infectados que no tienen síntomas. La “transmisión asintomática” es un fenómeno muy raro. Por esta razón, hay que cesar de promover el pánico en las personas, sugiriéndoles que están en riesgo de adquirir la enfermedad de cualquier persona a su alrededor.

Es absurdo exigir pruebas negativas para aceptar a una persona en el trabajo, hacer un procedimiento médico necesario o asistir a una actividad social. Nunca en el pasado los médicos han ordenado una prueba diagnóstica para ninguna enfermedad infecciosa aguda (micoplasma, influenza, mononucleosis…) a un sujeto que no presente síntomas de la enfermedad.

La administración de pruebas de laboratorio a personas sin síntomas de una enfermedad siempre arrojará un alto porcentaje de personas con resultados falsos positivos.

Es imposible distinguir entre una persona infectada y una con un resultado falso positivo. La prueba de PCR es capaz de detectar cantidades minúsculas de fragmentos de material genético viral, a menudo no viables, y ser positiva en muchas personas sin síntomas que no están infectadas con el virus, ni tienen la capacidad de ser infecciosas.

Un caso de una enfermedad infecciosa aguda siempre ha sido una persona con síntomas de la enfermedad, confirmados por otros criterios clínicos y de laboratorio
Basado en lo anteriormente expuesto, los datos reportados de incidencia de “casos”, hospitalizaciones y muertes han sido probablemente inflados.

Otro de los aspectos relevantes, es que en toda la literatura científica se muestra que el uso de mascarillas no disminuye la propagación de enfermedades respiratorias virales, más aún, esto puede causar serios daños a la salud de los individuos.

No se puede justificar científicamente la medida de exigir a la población el uso de mascarillas en la libre comunidad, y más aún a los niños, sin evidencia de que una persona represente un riesgo de contagio a los demás.

Por otro lado, algo que llama la atención de muchos médicos, es que aunque el tratamiento temprano de pacientes con COVID-19 con agentes como la ivermectina se asocia con resultados positivos, se ha intentado proscribir los mismos. No está justificado prohibir estos tratamientos, penalizando el criterio clínico de un médico por utilizarlos con pacientes que consienten.

Ninguna de las medidas que se han promovido y requerido de la población para tratar de mitigar la propagación de la epidemia del COVID-19 (distanciamiento social, mascarillas, cuarentenas de personas expuestas o asintomáticas, restricciones al movimiento, toques de queda) han sido recomendadas como medidas de control de epidemias en el pasado.

REFERENCIAS

Video de virólogo Dr. Sucharit Bhakdi
https://rairfoundation.com/warning-renowned-virologist-sucharit-bhakdi-warns-against-hastily-created-gene-altering-coronavirus-vaccine-video/

Artículo con referencia de Dr. Luc Montagnier y Dr. Geert Vanden Bossche
https://truthbasedmedia.com/2021/08/21/two-top-virologists-frightening-warnings-about-covid-injections-ignored-by-government-and-big-media/

Resultados resumidos de VAERS
https://openvaers.com/covid-data

Johnson, LD. Ultra-Vaxxed, Booster-Heavy Israel Now Has More Covid Cases per Capita Than Any Country in the World. Sept. 3, 2021
https://basedunderground.com/2021/09/03/ultra-vaxxed-booster-heavy-israel-now-has-more-covid-infections-per-capita-than-any-country-in-the-world/

Girardot, M. Natural immunity vs Covid-19 vaccine-induced immunity. June 28, 2021. https://www.biznews.com/health/2021/06/28/covid-19-vaccine-immunity

Gazit, S et al. Comparing SARS-CoV-2 natural immunity to vaccine-induced immunity: reinfections versus breakthrough infections. August 25, 2021. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.08.24.21262415v1.full

Kampf, G. COVID-19: Stigmatising the unvaccinated is not justified. The Lancet. Vol 398:10314. P. 1871. November 20, 2021. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(21)02243-1/fulltext#back-bib1

The Israeli Public Emergency Council for the COVID-19 Crisis. Position Paper. The Science and the Ethics Regarding the Risk Posed by Non-Vaccinated Individuals.
https://pecc-il.org/docs/position-paperthe-science-and-the-ethics-regarding-the-risk-posed-by-non-vaccinated-individuals/?fbclid=IwAR34_1WysslUWKhgP8Q3UPVbpjyz5AU1mFWmZX9_D4

Brock AR, Thornley, S. Spontaneous Abortions and Policies on COVID-19 mRNA Vaccine Use During Pregnancy. Science, Public Health Policy and the Law Volume 4:130–143 November, 2021.
https://cf5e727d-d02d-4d71-89ff-9fe2d3ad957f.filesusr.com/ugd/adf864_2bd97450072f4364a65e5cf1d7384dd4.pdf

Høeg, TB. Et al. SARS-CoV-2 mRNA Vaccination-Associated Myocarditis in Children Ages 12-17: A Stratified National Database Analysis. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2021.08.30.21262866v1

Chua, GT. et al. Epidemiology of Acute Myocarditis/Pericarditis in Hong Kong Adolescents Following Comirnaty Vaccination. Clinical Infectious Diseases. 28 November, 2021. https://academic.oup.com/cid/advance-article-abstract/doi/10.1093/cid/ciab989/6445179

Lee, B. et al. COVID-19 Transmission and Children: The Child is Not to Blame. Pediatrics August 2020, 146 (2) e2020004879; https://publications.aap.org/pediatrics/article/146/2/e2020004879/36879/COVID-19-Transmission-and-Children-The-Child-Is

Wood, R. et al. Sharing a household with children and risk of COVID-19: a study of over 300,000 adults living in healthcare worker households in Scotland. https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.09.21.20196428v2

Doshi, P. (Ed). Covid-19: Do many people have pre-existing immunity? BMJ. 2020; 370:m3563

https://www.bmj.com/content/370/bmj.m3563

Echeverría G. et al. Pre-existing T-cell immunity to SARS-CoV-2 in unexposed healthy controls in Ecuador, as detected with a COVID-19 Interferon-Gamma Release Assay. International Journal of Infectious Diseases. (2021).
https://www.ijidonline.com/article/S1201-9712(21)00120-X/fulltext

Gao, M. et al. A study on infectivity of asymptomatic SARS-CoV-2 carriers. Respiratory Medicine 169 (2020) 106026.
https://www.resmedjournal.com/article/S0954-6111(20)30166-9/fulltext

Cao, S et al. Post-lockdown SARS-CoV-2 nucleic acid screening in nearly ten million residents of Wuhan, China. Nature Communications. (2020) 11:5917.
https://www.nature.com/articles/s41467-020-19802-w

Jaafar, R. Aherfi, S. Wurtz, N. Grimaldier, C Hoang, VT. Colson, P. Raoult, D. La Scola, B. Correlation Between 3790 Quantitative Polymerase Chain Reaction–Positives Samples and Positive Cell Cultures, Including 1941 Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 Isolates. Clinical Infectious Diseases. 29 September, 2020.
https://academic.oup.com/cid/article/72/11/e921/5912603

Santos, Chiesa. PCR Positives. What Do They Mean? (Sept. 2020)
https://www.cebm.net/wp-content/uploads/2020/09/PCR-test-Infectivity-Sep-2020.pdf

Makoni, A. Over Half of COVID Hospitalisations Tested Poitive Post Admission. Jul 27, 2021.
https://www.msn.com/en-us/health/medical/over-half-of-covid-hospitalisations-tested-positive-post-admission/ar-AAMChoj?fbclid=IwAR09GuYb4_w_Z4MwT5u6QCFWuwSizegsv866wTmlLRVyeBA-pbm5R2oLyHk

Association of American Physicians and Surgeons. Mask Facts. September 2020. https://aapsonline.org/mask-facts/

Kory, Pierre et al. Review of the Emerging Evidence Demonstrating the Efficacy of Ivermectin in the Prophylaxis and Treatment of COVID-19. American Journal of Therapeutics: May/June 2021 – Volume 28:3:p e299-e318 https://journals.lww.com/americantherapeutics/Fulltext/2021/06000/Review_of_the_Emerging_Evidence_Demonstrating_the.4.aspx

Bryant A, Lawrie TA, Dowswell T, et al. Ivermectin for Prevention and Treatment of COVID-19 Infection: A Systematic Review, Meta-analysis, and Trial Sequential Analysis to Inform Clinical Guidelines. Am J Ther. 2021; 28(4):e434-e460.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/labs/pmc/articles/PMC8248252/