Italia se opone a carne

sintética e insectos

para consumo humano

Se abre un virulento debate en industria

Redacción Nueva Isla

lunes 3 de abril de 2023

La emergente y potencialmente billonaria industria de carne sintética mediante tecnología genética y producción de alimentos derivados de insectos, han puesto el grito en el cielo, tras la férrea oposición de la primer ministro italiana, Giorgia Meloni, (foto superior), quien envió un proyecto de legislación al parlamento, el cual fue aprobado, y prohíbe la venta y producción de estos productos.
Hablamos de una industria emergente de proporciones mundiales que va a arropar los estantes de supermercados alrededor del planeta. Es decir, usted pronto tendrá en su país la opción de comprar steaks y hamburgers de carne producida por toneladas en laboratorio, harinas de insectos molidos y toda una amplia variedad de estos productos, a no ser que medie una prohibición al respecto, como propone Meloni en Italia.
El argumento principal de la primer ministro, en la legislación que impone multas de hasta $65,000 a quien venda o produzca estos productos en territorio italiano, se basa en una visión protectora de la industria tradicional cárnica y alimentaria en el país, así como la ausencia de parámetros de seguridad que regulen esa nueva industria.
Por el contrario, los defensores de esta industria a raíz de procesos altamente tecnológicos a base de tejidos animales y cultivo inimaginable de insectos, esbozan su virulenta defensa en que la crianza de animales para carne es un crimen de maltrato animal y sus heces producen monumentales emisiones de metano y otros componentes detrimentales para el planeta y propulsores del cambio climático.

Otro aspecto que presentan los opositores a la prohibición es que el país se quedaría rezagado ante este creciente sector industrial y agrícola que se está desarrollando con pujanza en el mundo.
Una de las opositoras lo es la directora de políticas del Good Food Institute (GFI), organización internacional con sede en Washington, D.C., Alice Ravenscroft, quien expresó: “La aprobación de una ley de este tipo cierra el potencial económico de este campo naciente en Italia, frenando el progreso científico y los esfuerzos de mitigación climática, y limitando las opciones de los consumidores… “Italia se quedaría atrás mientras el resto de Europa y el mundo avanzan hacia un sistema alimentario más sostenible y seguro. Y al 54 por ciento de los italianos que ya quieren probar la carne cultivada se le prohibiría hacerlo… La Unión Europea ya cuenta con un sólido proceso regulatorio para confirmar la seguridad de nuevos alimentos como la carne cultivada, y los reguladores en los Estados Unidos y Singapur ya han determinado que es seguro. El gobierno debería dejar que los italianos decidan lo que quieren comer, en lugar de sofocar la libertad del consumidor”, señaló Ravenscroft en declaraciones escritas.
Así las cosas: ¿Estás tu preparado para comer jugosa carne creada en un laboratorio?¿Sabrosos y crujientes insectos?¿Deliciosos bizcochos de harina de grillo?¿Deseas esa opción en Puerto Rico?
Alerta el pueblo boricua, que si la cosa madura como pinta, pronto tendrá una avalancha de estos productos en tu supermercado favorito.