José Luis Silva-Díaz
Un poeta puertorriqueño...
                                     El Poeta
El Sargento  Mayor  de Comando (Retirado) Jose Luis Silva-Diaz,
nació en Cayey, Puerto Rico el dia 08 de enero del 1956.
En  el 1979  se  graduó  de la Universidad de Puerto Rico, Recinto
de Río  Piedras  obteniendo un Bachillerato en Educación con una
concentración en Educación Física. En el 1982 enlistó en el ejérci-
to de  los  Estados  Unidos retirándose en el 2008 después de dos
giras de combate en Afganistán y 26 años de servicio.
José  Luis tiene  una  Maestría de Operación de Empresas, un Ba-
chillerato  en Educación, y dos grados asociados en campos de In-
formación  Tecnológica.  Actualmente trabaja como Senior Analyst
para  General Dynamics y de noche enseña información tecnológi-
ca en Daymar College, Clarksville, TN.
José  Luis  reside  en Clarksville Tennessee con su esposa Diana,
cerca de sus hijas Maria, Melissa y tres nietos.


                                Su Obra

Las manifestaciones culturales como lo son el arte, la música, y la
literatura, junto con los valores y pensamientos de una comunidad,
moldean la esencia de la misma, reflejándose através del estilo de
vida de quienes pertenecen a ella.
Es por esto que cada cultura es única, diversa y sagrada.  Es esta
esa diversidad lo que más nos enriquece.  Así pues, es el amalga-
miento  de  la trilogía cultural puertorriqueña, compuesta de raíces
taínas,  africanas  y  españolas.  En “Mis  Pueblos, Su Historia, Un
Poema:  Borinquen  Bella”,  Silva-Díaz  recrea  la  historia de cada
municipio  de Puerto  Rico y de nuestro folklor.  En cada poema, el
autor  toma  al  lector  de la mano llevándolo cada uno de nuestros
municipios  a  la vez  que relata en verso una historia, un suceso o
una peculiaridad resaltante del mismo. En adición a los 78 poemas
municipales, el autor incluye otros poemas que resaltan la añoran-
za,  patriotismo  y  detalles  de nuestra idiosincrasia. Entre los más
apreciados caben mencionar “Arroz con Gandules”, "Coqui", “Diás-
pora” y “Triste Amanecer”.
Silva-Díaz  es considerado uno de los nuevos y más dinámicos ex-
ponentes  de la poesía histórica y folklórica puertorriqueña. Por su
contenido  y  valor  literario, este poemario es ahora parte de la Bi-
blioteca  y  Archivo  Histórico  del Centro de Estudios Puertorrique-
ños de Hunter College, en Nueva York.
Sur-Sureste:     PONCE    JUANA DIAZ    COAMO    GUAYAMA
Área Metro:   SAN JUAN     BAYAMÓN   GUAYNABO   CAGUAS
Área Norte:  ARECIBO    HATILLO   VEGA BAJA
NUEVAISLA.COM derechos reservados. Esta web esta administrada por SG Communications;  la misma actua como medio de difusión pública y no necesariamente se solidariza con el con-
tenido de los reportajes, opiniones y colaboraciones expresadas en los mismos. SE PROHIBE la reproducción total o parcial de esta página con fines comerciales por ningún recurso técnico,
grabación, videograbación o impresión, sin el debido consentimiento del autor o propietario.  Algunas de las fotografías presentadas en esta página son obtenidas de la internet por fuentes
desconocidas. Es nuestro interes ilustrar todo contenido editorial sin causar daños a terceros o violar  derechos de autor. En caso de que la publicación de alguna foto  pueda causar ofensa,
molestia o incomodidad alguna al autor de las mismas, favor de notificarnos  y las mismas serán removidas de manera inmediata.                                                                               
Si ves esta página muy pequeña o muy grande  ajusta tu computadora en pixeles en el display de tu control panel.
Otra alternativa es aumentar o disminuir el view en el % de zoom.
¿Qué es Alexa? Coloca la barra de Alexa en tu navegador y veras los resultados y los de la competencia. http://www.alexa.com
Podrás observar como aumentas o disminuyes con el navegador de alexa. Usa su barra. Coloca la barra de alexa en tu ordenador.
¿Deseas colaborar con noticias o eventos en tu pueblo?
Conviértete en un colaborador o corresponsal de este medio
OPRIME AQUI
AGUADILLA      SAN SEBASTIAN       LAS MARIAS       MOCA       SAN GERMAN       LAJAS     SABANA GRANDE
ISABELA       QUEBRADILLAS      MAYAGUEZ       CABO ROJO      HORMIGUEROS       AÑASCO        AGUADA        RINCON
www.alexa.com/siteowners/widgets
Estás en NUEVAISLA.com.......................Te invitamos a explorar nuestro medio.............................Uno de los portales más completos en la internet puertorriqueña................................Util y amigable.......................Serio y confiable........................Somos NUEVA ISLA.com..........................Tu eres..................... NUEVA ISLA.com..............'La Web que lo tiene todo para todos en Puerto Rico'
x
NuevaIsla.com
La Web que lo tiene todo para todos en Puerto Rico
x
P U E R T O   R I C O
Visita la Isla y descubre su  gente, su cultura...su belleza
PORTADA   /   MUNICIPIOS    /   TURISMO  /  ACTIVIDADES
Silva Díaz lanza su nuevo libro poemario
Silva Díaz lanza su nuevo libro poemario
Capilla del Cristo

En la muralla sur del Viejo San Juan
hay un nicho abovedado en mampostería
con ladrillo adornado, atril de plata
y curioso relicario en la sacristía.

Una excepción a la regla española
de construir sobre muros de defensa
y erigida para honrar un milagro
allá por el mil setecientos cincuenta.

En Fiesta de San Juan, en carrera ecuestre
por la calle de Santa Catalina
bajaba Montañez con su corcel
a galope tendido desde la colina.

Llegando a la meta intentó el hidalgo
frenar su caballo, pero al no responder
caballo y jinete ante un grupo aterrado
cayeron al vacío a seguro perecer.

Según la leyenda un gentil caballero
Don Tomás Mateo, de entre la multitud
en un voto de fe imploró un milagro
a nuestro Santo Cristo de La Salud.

Y mientras él oraba, caballo y jinete
caían al vacío al final de esa calle
curiosos corrieron a presenciar la muerte
del joven gallardo y su acompañante.

Pero aún más grande fue la sorpresa
al no descubrir un cadáver inerte
sin duda alguna la mano milagrosa
libró al español del ángel de la muerte.

Y honrando el milagro de aquel día
por voto de un hombre en la multitud
al sur de ese muro se erigió una ermita
Capilla al Santo Cristo de La Salud.

Jose Luis Silva-Diaz




El Perro de Piedra

Cerca y un poco mar afuera
del Castillo San Jerónimo
se encuentra una estatua de piedra
monumento a un afecto histórico.

Posado en un arrecife de roca
está sentado un perro vigía
esperando a que un joven soldado
regrese por la estrecha bahía.

Eduardo se llamaba el hidalgo
y Amigo se llamaba su perro
el cual herido rescató de las calles
cuando muchos le daban por muerto.

Así fomentada creció una amistad
que muy pocos entenderían
pues el perro en su gran lealtad
del mozo nunca se apartaría.

Sin embargo, llegó viento de guerra
y el joven a Cuba tendría que marchar
“no te preocupes, que yo regreso pronto”
le dijo Eduardo al tiempo de zarpar.

Amigo quedó mirando hacia el barco
y en su desespero al agua se lanzó
nadando hacia el coral y quizás aullando
sobre un arrecife al joven despidió.

A los pocos días llegaron las noticias
que el buque del gallardo en la ruta naval
se hundió con soldados en violenta batalla
y que todos perecieron en el fondo de la mar.

Al presentir el perro la suerte del soldado
en un gesto indecible de amor y de lealtad
combatió las olas para llegar nadando
hasta el arrecife y desde allí esperar.

Un poco mar afuera y cerca de aquél fuerte
paciente, tranquilo y mirando hacia altamar
hay un perro de piedra que conquistó la muerte
espera fiel amigo, espera en el coral.

Jose Luis Silva-Diaz



Garita del Diablo

¡Centinela, alerta!
¡Centinela, alerta está!
así gritaban los vigías
por las garitas de San Juan.

¡Centinela, alerta!
¡Centinela, alerta está!
es turno de medianoche
en la jornada militar.

¡Centinela, alerta!
¡Centinela, contestad!
pero Sánchez no contesta
sólo hay ruido de la mar.

¡Centinela, alerta!
¡Por Dios Sánchez, dónde estáis!
pero el mozo no responde
sólo un frío sepulcral.

¡Centinela Sánchez!
¡Centinela, flor de azahar!
gritaron toda la noche
sin querer aventurar.

Llegada ya la alborada
en su puesto encontrarían
uniforme, fusil, cartuchera
y una garita vacía.

Jose Luis Silva-Diaz
Al que persevera

¿Ensombrecerme yo? !Nunca!
aún por esta llamarada incierta
que acechante tal cual ansia enjuta
desata el caos que toca a la puerta

Han sido muchos años de luchas incesantes
subiendo y bajando la empinada escarpadura
en la cúspide, ideal de patria y hombre
en el llano, el Hades para quien abjura

Que no os engañe la aparente calma
que acompaña la cerviz caída
pues como el yugo que despliega flores
nos oculta la sangrante herida

Es pues preciso preguntar a dónde vamos
y el que pueda escuchar, ¡que ahora
responda!
que el triunfo sonríe a quien persevera
y no a quien resbala por fosa oscura y honda

©2019 José Luis Silva-Díaz



Dominó

En mi barrio siempre se juega
en el balcón o en la marquesina
y a veces en los torneos
bajo faroles en las esquinas.

El ambiente es fino o callejero
todo depende del puntaje
que hace que un caballero
dé matices al lenguaje.

Baldosas chocan en el refriego
hileras se empiezan a discernir
la suspicacia domina el juego
y el doble seis pronto va a salir.

Cada jugador con su bebida
problemas resuelven en alianza
pues son filósofos de la vida
de política y de finanzas.

Nuestro juego es bajo promedio
pues a pesar de nuestro esquema
no hemos cogido ni un premio
salir del hoyo es nuestro lema.

Con apasionado fustigo
el juego queda trancao
y con la mirada el del lado
me dice que está ajorcao.

Llega el final de la noche
y la alborada es emotiva
pues con esa jugada de suerte
pudimos librar la chiva.

Jose Luis Silva-Diaz




Gallito

De adentro e’ una vaina
del palo e’ algarroba
voy sacando un gallito
para darle una coba.

Ya pulido se posa
el atleta y guerrero
y con lesna filosa
hago un agujero.

Como un sastre diestro
de fina costura
de un lado hacia al otro
hilo la cabuya.

El nudo le hago
y muy fuertemente
pues ha de aguantar
a cualquier oponente.

El muy presuntuoso
ha nacido entrenado
y ahora glorioso
responde al llamado.

Peleando en el ruedo
le dan de cantazos
se enredan cabuyas
y ¡Careo! Gritamos.

Lo dije primero
así que hay que atinarle
con mayor precisión
pa’ su gallo rajarle.

Con un gran impulso
y todo mi peso
aviento a mi gallo
con to’ lo que tengo.

Se oye un crujido
como de algo que trilla
y pensando que eso
cesa la rencilla.

Me pongo de pie
alzo la cabuya
veo un nudo sin gallo
y me forman la bulla.

Mi gran gladiador
ese gran atleta
el gallito pulido
¡me salió chancleta!

Jose Luis Silva-Diaz