El Sargento Mayor de Comando (retirado) Jose Luis Silva-Diaz, nació en Cayey, Puerto Rico el día 8 de enero del 1956.
En el 1979 se graduó de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras obteniendo un Bachillerato en Educación con una concentración en Educación Física.
En el 1982 se enlistó en el ejército de los Estados Unidos retirándose en el 2008 después de dos giras de combate en Afganistán y 26 años de servicio.
José Luis tiene una Maestría de Operación de Empresas, un bachillerato en Educación y dos grados asociados en campos de Información Tecnológica.
Actualmente, trabaja como Senior Analyst para General Dynamics y de noche enseña información tecnológica en Daymar College, Clarksville, TN.
Silva-Díaz reside en Clarksville Tennessee con su esposa Diana, cerca de sus hijas María, Melissa y tres nietos.
Su obra literaria:
Las manifestaciones culturales de un pueblo, como el arte, la música, y la literatura, se manifiestan en los valores y conducta del mismo. Es por esto que cada cultura es única, diversa y sagrada. Es esa diversidad lo que más nos enriquece, una amalgamación de raíces que da lugar a la trilogía cultural puertorriqueña.
En sus dos poemarios dedicados a Puerto Rico: “Mis pueblos, su historia, un poema: Borinquen Bella” y “Puerto Rico, folclor y leyenda, conociéndote en la vida moderna”, José Luis se entrega a la tarea de preservar la esencia de nuestras costumbres a través de la poesía. Ya sea recreando la historia de nuestros municipios, narrando una leyenda o exaltando nuestra idiosioncracia, Silva-Díz nos toma de la mano y nos lleva por el camino de la añoranza y el patriotismo.
Por su contenido y valor literario, sus poemarios a Puerto Rico forman parte de la Biblioteca y Archivo Histórico del Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College (CUNY), en Nueva York.
Cuando el tiempo y la oportunidad favorecen, José Luis viaja haciendo presentaciones que promueven y preservan nuestro folclor y cultura, ya sea en la Isla del Encanto o en Estados Unidos.

 

Veterano
(dedicado al veterano puertorriqueño)

Este es el camino que Dios me ha dado
el de la eterna esperanza y la noble guerra
yo soy la sangre que vive el legado
del fiero taíno en tierra borinqueña.

En mi pecho rugen los ecos feroces
de todos aquellos que como yo lucharon
por libertad y honra, eternos galardones
quimeras que adornan el altar sagrado.

Soy la canción primera y la sorda queja
soy el shofar que sonó desde lejos
a combatir en el aire, en el mar, en la selva
y en los desiertos de dioses ajenos.

Soy veterano
de los pocos escogidos
punta de la flecha victoriosa
soy veterano, mi espíritu es taíno
¡y espejo de mi gente valerosa!

2021 José Luis Silva-Díaz
Command Sergeant Major
US Army / Retired

Somnus
Silencio, que en esta noche
duermen cuerpos inertes
esos que sueñan ser libres
pero escapan los umbrales terrestres
diluyendo sumisos los sopores
y espejismos de atalayas y fantasías.

¡Oh pobres de esos complacientes!

Los que de noche fabrican estrellas
pero permanecen callados
cuando despiertan al esclerosis
de una meta inalcanzable.

¡Pero que dichosos los que luchan!
Los pocos que andan despiertos
y gritan ¡Basta!

Los conscientes, los vigías de la alborada
los que divisan la cúpula lejana
y al sonido del shofar izan el casto pabellón
y encaminan hacia ella.

¿Qué hay pues en tu alma misteriosa?
¿El violento carmesí de un paso firme?
¿El titán que pare un torbellino?

¿O tienes sueño?

©2021 José Luis Silva-Díaz

José Luis Silva Díaz - Poeta puertorriqueño

Perfume de Navidad
Navidades en Puerto Rico
son únicas en mi tierra
como varitas de San José
perfuman la Nochebuena

Al terruño de mis encantos
otras navidades llegan
a todos llevo mi canto
a los que se van
y a los que se quedan

Al coro voces le falta
y aunque los echo de menos
con gusto canto a mi patria
en medio de estos festejos

El espíritu del jibarito
se lleva de fiesta en fiesta
sin lelolai y sin ¡Ay Bendito!
no existe la Nochebuena

El campo sus flores crece
Borinquen ya se renueva
y varitas de San José
perfuman la Nochebuena

José Luis Silva-Díaz

Pasteles
Sabroso manjar que suele
celebrar nuestra tradición
como la navidad y el lechón
así es un plato con pasteles

Fruto de paciencia y ternura
regalo de manos taínas
que llegó a nuestras cocinas
sazonando la cultura.

Pastel caliente bien hervido
ya sea en cientos de variantes
venga sólo o con guisantes
en la mesa es bienvenido.

De cerdo es bello verdejo
sin par el de yuca y bacalao
y de vez en cuando un arriesgao
rellena con salmorejo.

Probarlos todos es mi meta
porque no soy contemplativo
pues si es pastel, hasta de chivo
si boricua es la receta

©José Luis Silva-Díaz