Lucha y resistencia en

EE.UU. ante el avance

“antidiscrimen” transgénero

lunes 4 de diciembre de 2023

Los grupos conservadores a lo largo y ancho de EE.UU., intentan detener el avance de decretos, medidas e iniciativas institucionales que parecen favorecer cada vez más, bajo el lema de “inclusión y un no al discrimen”, a la comunidad LGBTT, muy en especial al sector transgénero.
En días recientes, la universidad católica exclusiva para mujeres, St. Mary’s College en la exclusiva zona de Notre Dame, Indiana, anunció que incluirá en sus políticas de admisión a “solicitantes de pregrado cuyo sexo sea femenino o que vivan e identifiquen consistentemente como mujeres”.
Estas declaraciones han sacudido a la comunidad conservadora que ya han levantado su voz de oposición ante la decisión de la institución educativa cuya fundación se remonta a 1844.
Uno de los opositores fue el propio obispo católico de Indiana, Kevin Rhoades, de la diócesis de Fort-Wayne South Bend, quien expresó: “El deseo del Saint Mary’s College de mostrar hospitalidad a las personas que se identifican como transgénero no es el problema. El problema es que una universidad católica para mujeres adopte una definición de mujer que no es católica”, señaló el obispo en declaraciones escritas.

Los baños en la línea de fuego:
Aunque el Departamento de Educación federal ha interpretado que los estudiantes y empleados transgénero utilicen los baños y vestuarios según se perciben, esto en conformidad a la ley federal, muchos estados han legislado para frenar ese avance que está creando tensión dentro y fuera de la comunidad escolar.
Más aún, cuando tienes hombres adultos que alegadamente se perciben como niñas utilizando baños y vestidores de niñas.
Cerca de una docena de estados han legislado para prohibir esta práctica, que en decenas de otros estados abarca restaurantes, gimnasios, discotecas, centros comerciales, etc.
Y el problema es la ambigüedad de los lenguajes legales, al dejar abierta la cobertura de la ley a una mera alegación de percepción e identidad de género, que en derecho podría ser una decisión de alegado último minuto.
Es decir, se abre la puerta, más allá del derecho a una preferencia, a la depravación, el oportunismo sexual y una oleada de casos criminales, producto de este desfase, en aras de la integración y en contra del discrimen.
Esta situación ha provocado choque entre padres y madres, líderes religiosos y comunitarios a favor y en contra de estas leyes y decretos.
Se espera que el tema sea parte de los temas a cubrir en debates políticos en año electoral.
En Puerto Rico, desde 2019 la UPR tiene recintos baños inclusivos de uso común para todos lo géneros.
El Proyecto de la Cámara 1740, de la autoría de la representante de Proyecto Dignidad (PD), Lisie Burgos, que busca limitar el acceso de personas trans a baños públicos según su discreción y percepción, disponiendo que todos los baños serán divididos por el sexo biológico de las personas, “específicamente baños para las mujeres y baños para los hombres”, ha tenido oposición y fue engavetado para ser atendido en la próxima sesión legislativa en enero.
Los opositores alegan que se trata de una comunidad reprimida y marginada que no necesita más de eso por parte del estado, y que inclusive corren un riesgo a su integridad física al entrar a baños contrarios a su percepción e identidad de género, por parte de alguna persona “transfóbica”.

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) Washington DC