El camino en ruta hacia la recta final en las elec-
ciones generales  en Puerto Rico,  se empina ca-
da  vez  más, y  atrasar la realización del evento
electoral,
 como  se ha estado considerando, no
necesariamente
 traerá  consigo  un alivio a la  si-
tuación  de  hechos que se alimenta de una  pan-
demia,  la cual ha comenzado a pasarle  factura
a
 los políticos de manera aún más compromete-
dora y personal.
No hay que
 ser  un  visionario  o  astrólogo para
pensar que  alguna  figura  del quehacer político  
po
rtorricencis pudiera  terminar no estando en la
papeleta a causa del Covid.
Y es que el dinero,
 el  poder  y  la fama, al igual
que el bofe, ahogan.
Para los que no sepan, el "bofe" es un término jí
-
baro para mencionar el pulmón de la res o el cer-
do, cuya textura al cocinarse es seca y  arenosa,
y por ende, muy difícil de tragar.
El poder llama
 y más cuando  el individuo se en-
cuentra, según su criterio, a un paso de ostentar
-
lo.
Los líderes
 escondidos  no  aparecen  en  los  li-
bros  de historia.  El lider  tiene  que mandar e  ir,  
convocar a  sus
huestes y abrazarse a ellas, has-
ta el final.
Los políticos y  sus
 carga  bates,  están sobreex-
puestos  al  Covid  y  tienen que asumir el riesgo.
Literalmente se
 les  va  la  vida en esta elección    
atípica,
 en  donde no hay un manual de procedi-
mientos.
Vamos al analisis de
lo  que  hay  detrás de todo
esto
, además de mucho contagio.
El candidato del PNP,
 Pedro Pierluisi  nunca  lle-
gará a ser gobernador,  si no  recoge algo cerca-
no  al  100%  de los  votos  de los electores  sim-
patizantes  de  la derrotada Wanda Vázquez.  Y  
estos son
votos de  electores que igualmente  re-
sultaron  derrotados  en las pasadas primarias  y  
que no necesariamente responderán  al llamado
de  último minuto de Vázquez, después  de  cua-
drar  a puerta cerrada su premio de consolación,
tanto  
para ella, como para su equipo más cerca-
no.
Muchos electores derrotados se aferran al
factor
emocional
 y  no necesariamente le responden a
los intereses de su lider derrotado, más aún  des-
pués del enchape de material tóxico  que  le  dio
la  gobernadora  al victorioso  Pierluisi,  recordán-
dole a
 sus  electores "la campaña de lodo" de la
que fue víctima.
Muchos de esos electores votarán por otro candi-
dato y otros sencillamente no acudirán a votar.

Pierluisi tiene
 que  remontar  ese obstáculo y ha-
lar sobre 100,000 votos de  los  penepés derrota-
dos  por  su  propia persona,  para entonces des-
canzar en los laureles de un alegado  imán para
atraer
 los  votos periféricos de los no afiliados y
los
indecisos,  que son los votos con  los  que se
ganan las elecciones en Puerto Rico.
Y ahí pudiera entrar  la
 figura  del  candidato de
La Pava, Carlos "Charlie" Delgado Altiery
, quien
a no ser por algún escándalo  o circunstancia de
último minuto, perfila  como  un movimiento verti-
cal,  una  ola  en ruta hacia la orilla, un candidato
magnético al cual  el  electorado puede desvincu-
lar,  al  menos  con  el  historial de gobierno y co-
rrupción de los últimos años.
Le beneficia  a  Delgado Altiery la posibilidad de
conciliar  los  votos y  electores  que  no  votaron
por el en primarias, toda vez  que dicha colectivi-
dad  creó  una  estrategia  para  ser  viables des-
pués  del  evento, llevando a cabo campañas du-
ras pero reconciliables,  y no dudo que con nego-
ciaciones previas  en  torno  al  futuro político de
cada cual.
Por su  parte, el  Partido Movimiento Victoria Ciu-
dadana (MVC) descansa en  el  poder  de convo-
catoria de su candidata a la gobernación, Alexan-
dra Lúgaro  y de que  su  pareja sentimental, Ma-
nuel Natal, hombre de buena tribuna y presencia,
pueda ayudar a apuntalar ese esfuerzo.
Lúgaro no necesariamente es el fenómeno políti-
co, que como  candidata  independiente  jugó un
papel importante en las pasadas elecciones.
Ahora es parte de una insignia desconocida con
muchas caras igualmente desconocidas.
En otras palabras, el MVC es un nuevo partido y
como nuevo partido, sin base  de electores crea-
da, tiene  que  romper  inercia a pulmón para ga-
nar altura,  algo  que no solo se logra con buena
cara,  buen discurso  y  el  hecho de no tener tra-
yectoria  de corrupción gubernamental. Se nece-
sita mucho  dinero  para competir en una recta fi-
nal  y  sobre todo,  momentum político, algo que
tiene que desarrollar en solo dos meses.
Se sabe que Lúgaro y el MVC van a halar votos
de los disgustados  y  los indecisos, el factor y la
pregunta es: ¿Cuántos?
En el caso  del Partido Independentista Puertorri-
queño (PIP),  no  hace  falta  mucho analisis. Su
candidato Juan Dalmau,  aunque  buen tipo, con
uno de los mejores discursos, no representa una
fuerza  electoral  significativa y pudiera ir encami-
nado  a  otra  desafortunada paliza que vuelva a
dejar  la  franquicia fuera de juego y en otra lasti-
mosa jornada de recogida de firmas.
NOTA EDITORIAL
NI
NI
NEWS
NEWS
Nueva Isla
La Web que lo tiene todo para todos en Puerto Rico
x
Prensa digital
P U ER T O   R I C O
xx
El menú más completo en la plataforma
más amplia en la internet puertorriqueña:
El menú más completo en la plataforma
más amplia en la internet puertorriqueña:
Si deseas anunciarte, contactarnos
o enviarnos alguna información:
OPRIME AQUI
Nueva Isla
La Web que lo tiene todo para todos en Puerto Rico
Derechos Reservados
Copyright 2012
Se prohibe la duplicación y/o publicación total o parcial de
esta web y todas las secciones, artes, logo, fotos y texto
que la constituyen, por cualquier vía, método o recurso.
Nueva Isla
Nueva Isla
Por: José Santiago Gabrielini
ELECCIONES 2020
P  U  E  R   T  O      R   I   C   O
ELECCIONES
NUEVAISLA.com