¡Otra para los “lunáticos”!

FDA pierde su guerra

contra ivermectina en

tratamientodel COVID-19

viernes 22 de marzo de 2024

¿Recuerdan cuando la FDA y funcionarios estatales como el Dr. Carlos Mellado prohibían y perseguían a los médicos que recetaran ivermectina para tratar el COVID-19? ¿Recuerdan cuando engañosamente esta agencia, junto a estos funcionarios y periodistas incompetentes decían que se trataba de un veneno para caballos?

Pues sepan que los miles de médicos que recetaron el reconocido antiviral para salvar la vida de cientos de miles de ciudadanos durante la plandemia del COVID-19 estaban en lo correcto y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) tuvo que dar marcha atrás a su política proscriptiva y llegar a un acuerdo en una demanda para retirar de su página web las falsedades publicadas. Falsedades que no tenían otro propósito que eliminar del panorama un fármaco útil y económico para tratar el COVID-19, estableciéndose así el requisito de inexistencia de tratamiento disponible necesario para aprobar un fármaco experimental bajo un estado de emergencia.

En otras palabras, la FDA conspiró para bajo treta y engaño suprimir la ivermectina y empujar las fatídicas vacunas, junto al remdesivir, como única opción de tratamiento contra el COVID-19.
Estas vacunas, que fueron introducidas como una panacea y escudo contra el contagio, con un alegado 95% de efectividad, terminaron siendo promocionadas en sus infinitas reformulaciones y dosis, como una alegada garantía subjetiva contra hospitalización y muerte.

Hablamos de la misma sustancia, que según estudios científicos serios, es responsable de cientos de miles o millones de reacciones adversas graves a corto, mediano y largo plazo, que incluyen, pero no se limitan, a coagulopatías y cardiopatías, como: miocarditis, pericarditis y trombosis venosa, así como serios problemas neurológicos, problemas en el tracto digestivo, asma y toda suerte de problemas respiratorios, incluyendo muertes súbitas asociadas.

La FDA lanzó una campaña en 2021 alegando y dando a entender maliciosamente, que la ivermectina, aprobada por la misma agencia como un antiparasitario para uso humano, era un fármaco de uso veterinario.

La ivermectina, como una amplia gama de fármacos aprobados, que incluyen antibióticos de uso humano, también es utilizada en menor dosis en fórmula veterinaria.
La comunidad científica ha identificado a la ivermectina como un poderoso antiviral, capaz de combatir y curar numerosas enfermedades incluyendo el COVID-19.
Mientras un tratamiento con ivermectina costaba $4 dólares, uno con remdesivir, desarrollado inicialmente para tratar el ébola, costaba sobre $3,000.

La derrota de la FDA ante los buenos médicos:

La FDA aún NO ha aprobado la ivermectina como tratamiento contra el COVID-19 y quizás nunca lo haga. Pero no es la FDA quien tiene la última palabra en un tratamiento contra una enfermedad, sino el médico y más aún con los resultados que lo respaldan.

Tras una demanda incoada por tres médicos en el estado de Texas, la FDA que ya en 2023 tuvo que aceptar que “los médicos tienen la autoridad para recetar ivermectina para tratar el COVID”, por lo que haber atentado contra sus prácticas y licencias, por el mero hecho de utilizar su discreción clínica en recetar el antiviral para tales propósitos, fue un error, ahora tuvo que llegar al acuerdo de retirar de su página oficial la campaña y aseveración engañosa con titulares como: “Por qué usted no debe utilizar la ivermectina para tratar o prevenir el COVID-19”, publicado en marzo de 2021.
Bajo el acuerdo la FDA también se compromete a borrar de sus páginas de Twitter (X), Linkedin y Facebook el engañoso texto: “No eres un caballo. No eres una vaca. Seriamente detén eso”, publicado en agosto de 2021. De igual manera el texto: “No eres un caballo. Detén eso con la #ivermectina. No está autorizada para tratar el #COVID”.
Tras el acuerdo judicial, la Dra.Mary Talley Bowden, una de las demandante expresó: “La FDA pierde su guerra contra la ivermectina y acepta eliminar todas las publicaciones en las redes sociales y directrices para los consumidores sobre la ivermectina y el COVID… Este caso histórico sienta un precedente importante para limitar la extralimitación de la FDA en la relación médico-paciente”, indicó Talley Bowden.

De esta manera, usted amigo lector, fue engañado por el gobierno, por médicos que se suscribían y hacían eco como borregos del discurso oficialista, sin hacer su trabajo de investigar el fundamento clínico de los buenos médicos colegas. Y fue víctima también, del engaño de los inquisidores medios y periodistas, que tampoco investigaban ni tan siquiera entrevistaban a los buenos médicos, que en medio de una cacería y persecución, levantaron su voz denunciando esta falsedad y asumieron la responsabilidad y el riesgo profesional, que en ese momento histórico representaba, de administrarle ivermectina a sus pacientes para salvarles la vida.
Junto a esos buenos médicos, en el frente de guerra por la divulgación de la verdad en Puerto Rico, estuvo este medio NUEVAISLA.com, este periodista quien aquí suscribe y otros colegas como Jesús Rodríguez García, del programa en redes Que No se diga, Que No se Dijo y Jaime Torres Torres, de Prensa Sin Censura.

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ) Washington DC