Se abre ruta para acceder

a medicamentos a precios

razonables sin usura

martes 9 de enero de 2024

Un medicamento recetado en Puerto Rico y muchos estados, puede convertirse en una carga peor que una hipoteca.
Los astronómicos precios de muchos medicamentos han esclavizado a una población, cada vez mayor, no necesariamente de la tercera edad, aunque es este sector al que más angustia produce, debido a los achaques de salud inherentes de su edad.
Sin embargo, como mencionamos, el problema de la usurería farmacéutica en Estados Unidos, castiga por igual a mucha gente joven con un amplio espectro de padecimientos.
La realidad detrás de estos precios desproporcionados, nada tienen que ver con los costos de manufactura, sino con una mafia que involucra a una amplia red con aval y protección gubernamental.
Algunos pacientes han encontrado una vía alterna, proscrita, pero viable dentro de su economía, situación y supervivencia, comprando a través de internet estos medicamentos vía correo, provenientes de manufactureros en India y otros países.
Hablamos de los mismos fármacos, con la misma calidad, a precios que a veces alcanzan el 80% por debajo de lo que el paciente encuentra en su farmacia favorita.

Se abre vía para legalizar importación medicamentos económicos:
En días recientes, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), siguiendo una directriz de conformidad con la iniciativa de Casa Blanca para viabilizar el acceso de los estadounidenses a medicamentos de calidad a precios asequibles, aprobó que el estado de Florida pueda importar medicamentos de Canadá, con la condición de que se rindan informes trimestrales a la agencia, sobre volúmenes de compra, datos estadísticos de costoeficiencia, seguridad y calidad.

Cabe señalar, que el respaldo de la administración Biden al plan propuesto por Florida, es consistente con la iniciativa republicana de importación de fármacos impulsada por el expresidente Trump en 2019, la cual tuvo férrea oposición de la industria farmacéutica estadounidense.
Posteriormente, el gobernador de Florida, Ron DeSantis demandó a la FDA por retraso imprudente en la aprobación de su plan de importación.
Otros estados como Colorado, Vermont, Texas, New Hampshire, Nuevo México y Dakota del Norte, han legislado para abrirse a la importación de medicamentos y han solicitado permiso a la FDA.

¿Y por qué Canadá?:
La industria farmacéutica canadiense es poderosa y ha presentado un desarrollo consistente aumentando de una producción nacional de $9,400 millones en 2005 a cerca de $18,000 millones en 2023.
Los estándares de calidad y regulaciones del gobierno canadiense ofrecen un sentido de confianza y garantía para el primer mundo, sin embargo es un mercado abierto donde también importan medicamentos de India, Australia y Nueva Zelanda, entre otros países.
Las garantías en protección de patentes que ofrece Canadá se ha ganado la confianza de empresas como: AstraZeneca, Amgen, Bristol-Myers Squibb, GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson, Lilly, Merck y Pfizer, entre otras, que mantienen fuertes vínculos de negocio en Canadá.
Los volúmenes, la apertura de mercado y los precios de los medicamentos producidos o envasados en Canadá, son sencillamente demasiado atractivos, haciendo que se haya convertido en un líder desde hace años para la exportación hacia Europa y Latinoamérica.

Florida marca un antes y un después:
La legitimación de la importación de medicamentos en EE.UU., abierta con la aprobación de la FDA en Florida, va en ruta de convertir el ejercicio de impartir salud y oportunidad de supervivencia, en un antes y un después, toda vez que para muchos pacientes aplastados por la mafia y usura farmacéutica, podría representar una bocanada de aire y una oportunidad de vida.
El médico psiquiatra y presidente de la Fundación pro Derecho a la Salud, Dr. Héctor Rivera González, expresó: “Es el mayor avance de justicia social en el campo salubrista, en muchas décadas. Es un progreso en el acceso a tratamientos de vanguardia que eran inalcansables para la inmensa mayoría de nuestra población de pacientes, pues el pueblo no puede pagar los abusivos precios astronómicos de medicamentos de vanguardia con la consecuencia de pagar hasta con sus vidas por falta de tratamiento. Muchos de estos tratamientos son los que determinan la diferencia entre la vida y la muerte, o la calidad de vida durante nuestra etapa de la tercera edad”, señaló el reconocido y experimentado galeno.

¿Qué espera Puerto Rico para legislar y solicitar aprobación FDA?:
El gobierno de Puerto Rico ha lanzado atractivos puentes comerciales a la industria farmacéutica y mantiene una proyección quimérica de convertirse en la meca en el Caribe de este sector.
Ante este panorama, y con metas trazadas en calendario, la pregunta que surge es: ¿Le interesa al gobierno solicitar algo que es contrario a los intereses de lucro farmacéutico de esta industria y de las grandes cadenas de farmacias?
Esperamos que los legisladores y las autoridades gubernamentales, encabezadas por el gobernador Pedro Pierluisi, pongan a los ciudadanos y pacientes frente a cualquier otra consideración, más allá de la retórica y las espléndidas sonrisas en los afiches de campaña.

 

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ), Wa.DC