Cifra vacunados con

refuerzos COVID llega al

nivel más bajo en dos años

Rechazo y suspicacia en la ciudadanía

lunes 22 de abril de 2024

Después de casi un año de haber finalizado la pandemia del COVID-19, el Departamento de Salud (DS) continúa empujando la vacunación con las peligrosas fórmulas recombinadas de las “vacunas” ARNm, de Pfizer y Moderna, asegurando “seguridad y eficacia” y la alegada protección contra “hospitalización y muerte”.

Aunque hace varias semanas el DS se lanzó a una campaña concentrada en la población de adultos mayores de sobre 65 años de edad, un universo a los que señala como los que alegadamente corren más riesgo de contagio y muerte, ni ese mercado ni el resto de la población han mostrado el interés y la urgencia de continuar inoculándose con esta sustancia, en comparación con abril de 2022, cuando cerca de un 90% de la población tenía sus vacunas “al día”.

El lunes 22 de abril de 2024, según la página oficial del DS, solo un 2.88% de la población vacunable en Puerto Rico tenía sus vacunas COVID-19 “al día”.

Esta es la cifra estadística más baja desde pocos días después del inicio de la vacunación en 2021.
Al parecer los puertorriqueños han despertado del absurdo y el engaño, que ha acompañado del discurso de terror de la actual administración de gobierno, y rechazan masivamente continuar inoculándose, dosis sobre dosis, con una sustancia incapaz de proveer protección alguna contra el contagio.

Una sustancia de la cual existen miles de narrativas vivenciales en el pueblo, señalando historias de muerte y complicaciones de salud posteriores a su inoculación.

Y mientras esto sucede en Puerto Rico, una de las jurisdicciones más vacunadas en EE.UU. y el mundo, los estadounidenses igualmente rechazan de manera mayoritaria el continuar con el frenesí de vacunación con esta sustancia, la cual ha sido señalada como una altamente tóxica por parte de un sector de la comunidad científica internacional.

Una encuesta del Pew Research Center, publicada en marzo de 2024, reveló: “Sólo el 20% de los estadounidenses ven el coronavirus como una gran amenaza para la salud de la población estadounidense actual y sólo el 10% está muy preocupado de contraerlo y requerir hospitalización… Solo el 28% de los adultos estadounidenses dicen haber recibido la vacuna COVID-19 actualizada“, reza el documento.

A este tratamiento genético, mal llamado “vacuna”, que está siendo investigado por el Congreso de EE.UU., se vincula un alza sin precedente en casos de cáncer, muertes súbitas, exacerbación de todo tipo de condiciones preexistentes, debido a su alto poder inflamatorio, neuropatías, cardiopatías y problemas hematológicos.

El Sars – CoV-2 es una enfermedad con menos de un 1% de letalidad a nivel mundial, muy lejos de los falsos datos de mortalidad que se le atribuían.

 

El autor es periodista acreditado por el Departamento de Estado de Puerto Rico                                Miembro de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO)
Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ), Wa.DC